El VIH no es un virus fácil de pasar de una persona a otra. El virus no sobrevive fuera del cuerpo. Necesita al organismo humano para vivir pues se aloja y multiplica en las células del sistema inmunológico. Esto significa que no puede ser transmitido a través de contacto casual o cotidiano, como por ejemplo dando la mano o abrazando. Los mosquitos y otros insectos no transmiten el VIH