Problemas óseos

En la población VIH positiva existe una alta incidencia de dos desórdenes óseos (de los huesos): osteoporosis y osteonecrosis. No sabemos si son causados por el VIH o por los antirretrovirales.

Los huesos están compuestos de minerales tales como el calcio y el fosfato. La osteopenia es una afección en la cual los huesos pierden esos minerales y tienen menos densidad. Eso los debilita. Cuando la pérdida de hueso es grave, la afección se llama osteoporosis.

La osteonecrosis generalmente afecta al fémur, el hueso que conecta la pierna con la cadera.

Se pueden hacer varias cosas para reducir el riesgo de padecer problemas de los huesos:

  • Consumir una cantidad suficiente de calcio y de vitamina D en la alimentación.
  • Los alimentos ricos en calcio incluyen la leche descremada, el yogur y las verduras de hoja.
  • Los suplementos de calcio con vitamina D son otra fuente de calcio.
  • Los adultos deben consumir de 1.000 a 1.500 mg de calcio todos los días.
  • Hacer ejercicio con soporte de peso.
  • Caminar, correr, jugar al tenis, bailar y otras actividades de esa naturaleza fortalecen los huesos.
  • No beber alcohol ni fumar en exceso. Estos patrones de comportamiento aceleran la pérdida de hueso.
  • Evitar las caídas. Las fracturas de los huesos aumentan su riesgo de osteonecrosis.
Más en esta categoría: « Lipodistrofia Problemas en la piel »