Transplantes y la coinfección

Cuando una persona tiene una cirrosis, el hígado funciona cada vez peor y empieza a descompensar.

Esta situación se llama Evolución Hepática Terminal. El único tratamiento que existe para esta situación es un trasplante de hígado. En Enero de 2002 se realizo el primer trasplante en el estado español a una persona con VIH.

Estudios internacionales indican que para las personas con VIH la supervivencia, después de un trasplante, es totalmente comparable a la de personas sin VIH. Los niveles de CD4 y la carga viral NO son indicadores de éxito, siendo el principal pronostico de éxito el hecho que un paciente puede tolerar perfectamente su régimen de antirretrovirales después de la operación.

Un problema para las personas con VHC es que en el periodo postoperatorio el hígado nuevo se vuelve a infectar con este virus, por lo que la enfermedad se presenta otra vez. Esta situación es igual para las personas con VHC pero sin el VIH.

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Junio 2013 10:15