Procedimientos para determinar la evolución de la enfermedad

INVASIVOS:

BIOPSIA: una biopsia hepática es un procedimiento por el cual el medico extrae una pequeña muestra de hígado que se analiza en el microscopio.

La biopsia sirve para determinar el grado de inflamación y de fibrosis del tejido hepático, lo cual nos sirve para evaluar la evolución de la enfermedad y decidir un posterior tratamiento.

El hígado responde al daño causado por el virus cicatrizando el tejido dañado (fibrosis). Esta fibrosis impide el correcto funcionamiento del órgano. Si el daño se agrava empiezan a juntarse las cicatrices dando lugar al siguiente estadio de la enfermedad, conocido como Cirrosis. En las personas que presentan cirrosis la respuesta al tratamiento es menor.

 

Hace un tiempo existe la discusión de si una biopsia es necesaria, debido a su coste y la posibilidad de complicaciones( en un 13% ).Las recomendaciones del Grupo de Estudio de Sida de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ( GESIDA ) indican que es de recomendar la biopsia en todos los casos, excepto si existe una contraindicación formal para ello (en caso de tener problemas con la coagulación: Tiempo de protronbina > 45; Plaquetas < 50.000; problemas hepáticos, etc. )

Sin embargo, la ausencia de resultado de la biopsia hepática no debe condicionar la indicación de un tratamiento, especialmente en aquellos con factores pronósticos de respuesta muy favorables, como son los infectados por el genotipo 2 o 3 del VHC.

Por otro lado un estudio (CROI, 2003) ofrece una alternativa como posible pronostico del grado de fibrosis, estudiando los valores como nivel del ATL, nivel de plaquetas, VIH coinfección y sexo.

NO INVASIVOS:

ECOGRAFÍA: Método no agresivo que nos muestra el tamaño y la estructura interna del hígado. Es una técnica de imagen basada en la tecnología de los ultrasonidos. Es un método de imagen muy adecuado para el diagnostico de quistes hepáticos, tumores hepáticos benignos y malignos, cálculos en la vesícula o en los conductos biliares etc.

FIBROSCAN: Una técnica de imagen no invasiva que permite en apenas 15 minutos y sin necesidad de intervenir al enfermo determinar el grado de fibrosis hepática, no precisa del ingreso hospitalario del enfermo, no le provoca dolor ni riesgo de sangrado y puede repetirse periódicamente, lo que favorece el seguimiento de la evolución de la enfermedad hepática.

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Junio 2013 10:12