Diagnostico

Valora este artículo
(0 votos)

Hacerte una prueba del VIH y enterarte de que vives con VIH puede ser una experiencia paralizadora. Pero, aunque puede ser duro pensar en estos términos en el momento de la prueba, conocer un resultado positivo puede alargar tu vida. Ahora tienes la oportunidad de beneficiarte de un seguimiento médico periódico y de los muchos avances médicos que se han dado recientemente. Mientras la infección por VIH permanece sin diagnosticar, el virus puede dañar el sistema inmunológico. Para muchas personas, esto ha conllevado graves enfermedades que podrían haberse evitado.

Probablemente, en el momento del diagnóstico es difícil tomar decisiones importantes acerca del futuro. Esto implica desde comenzar un tratamiento anti-VIH hasta revelar tu estatus a tus familiares y amig@s. En este punto, pocas personas necesitan comenzar inmediatamente tratamiento anti-VIH, aunque las que sean diagnosticadas poco después de la infección pueden encontrarse en una situación especial con respecto a este asunto. En cambio, es más probable que empieces a realizar un seguimiento regular de tu salud para entender mejor cómo tu cuerpo está afrontando el VIH.

Es importante ser atendid@ por un/a médico que tenga experiencia en el manejo de enfermedades del VIH. En estas citas, (probablemente una visita cada tres meses para una revisión), tendrás la oportunidad de discutir acerca de tu salud con tu médico y realizarte las pruebas de seguimiento, tales como CD4 y carga viral. Se trata de pruebas usadas para determinar si existe riesgo de desarrollar enfermedades en el futuro y que te ayudarán a pensar sobre cuándo comenzar a tomar fármacos antirretrovirales. Si inicias tratamiento, si las enfermedades asociadas al VIH están más avanzadas o si participas en un ensayo clínico, te recomendamos que visites más a menudo a tu médico.

Al principio, es probable que te tropieces con términos médicos con los que no estés familiarizad@. No te preocupes, existen buenas fuentes de información escritas en un lenguaje que te resulta más cómodo. Aprender sobre el VIH te ayudará a asumir el control de tu salud y preguntar a tu médico sobre aspectos más relevantes. Es importante estar pendiente de la información actualizada y buscar consejo en un amplio rango de profesionales de la salud, tales como: médicos, enfermer@s, farmacéutic@s y servicios del VIH. Siempre conviene solicitar información escrita si te quedan preguntas por hacer. Internet puede ser una fuente de información útil.

Tómate el tiempo necesario para decidir a quién y por qué comunicar tu diagnóstico del VIH: planifica de qué manera decirlo. ¿Qué tipo de ayuda esperas de las personas a quien se lo dices? Puedes prepararte ante su mejor o peor reacción. Comienza este proceso por aquellas personas que probablemente te serán de mayor ayuda y piensa si deseas decirlo a cualquier otra persona, por ejemplo, a un/a compañer@ de trabajo cuya reacción quizá no te sea útil.

Conocer a otras personas que viven con VIH puede resultar una experiencia notablemente tranquilizadora, conocerás a personas con diferentes tipos de experiencias y probablemente te darás cuenta de que cuando tuvieron que afrontar su diagnóstico pasaron por situaciones similares a la tuya.

Si te animas a contactar con nosotros, puedes hacerlo online en este formulario

También nos puedes llamar al: 985 33 88 32 o pasarte por la Asociación, estamos en Gijón, en la calle Ramón y Cajal, nº39 bajo.

Más en esta categoría: Relación Médico-Paciente »