Cuando es el hombre el que vive con el VIH

El lavado de semen o de esperma es un proceso adaptado a las parejas que desean tener un hijo teniendo el hombre la infección por VIH y la mujer no. El proceso reduce el riesgo de transmisión del VIH tanto a la madre como al/la futuro/a hijo/a.

El lavado de semen parte de la premisa de que el virus se encuentra en el fluido seminal y no en el espermatozoide propiamente dicho. La técnica consiste en separar el espermatozoide del fluido seminal. El esperma es entonces utilizado para la inseminación de la mujer cuando está ovulando y es más susceptible de quedarse embarazada por inseminación intrauterina o fecundación in vitro.

Esta técnica fue usada por primera vez en Milán. Actualmente se utiliza en toda Europa y, hasta la fecha, más de mil mujeres han empleado dicha técnica con esperma lavado. Ninguna de las mujeres y ninguno de los hijos han sido infectados. Un estudio reciente concluyó que el riesgo de transmisión del VIH mediante el lavado de esperma era próximo a cero.

Si eres seropositivo y tu pareja no (pareja serodiscordante), con deseos de ser padres y te planteas esta técnica, habla con tu especialista.

'