Nutrición

Una alimentación variada es la base para asegurar una correcta nutrición de nuestro organismo. La dieta equilibrada nos asegura el aporte de todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para mantenernos sanos y combatir enfermedades. La alimentación equilibrada es muy importante en las personas seropositivas al VIH. Es de vital importancia la necesidad de comer suficientes proteínas para mantener la masa muscular.

Una dieta equilibrada es aquella capaz de proporcionar a nuestro organismo todo lo que necesitamos para mantener todos los órganos y sistemas en buen funcionamiento, y muy especialmente nuestro sistema de defensas. Para realizarla correctamente, precisamos contar con una importante variación de alimentos, siempre cuidando la higiene para evitar infecciones y manteniendo una proporción adecuada de los nutrientes.

Los nutrientes son elementos básicos que los alimentos proporcionan al organismo para el crecimiento y desarrollo. Estos nutrientes son los siguientes:

1. Los hidratos de carbono: pueden encontrarse en su forma sencilla en el azúcar, la miel, mermeladas, confituras y frutas. En su forma más compleja, es decir, cuando contienen almidón y/o fibra, en la patata, harinas de cereales, arroz, sémola, pasta, legumbres y verduras.
2. Las grasas que proporcionan energía: son una gran fuente calórica que proporcionan una cantidad de energía en menos volumen. Contienen grasas los aceites, la nata, la crema, la leche entera y sus derivados, especialmente los quesos, la mantequilla, el tocino y el embutido. El más saludable y el más recomendable es el aceite de oliva para cocinar y usar en crudo.
3. Las proteínas, las vitaminas y los minerales: las proteínas se convierten en energía cuando las reservas de hidratos de carbono y grasas del organismo se han agotado, se encuentran en la carne, el pescado, la leche derivados lácteos así como en los huevos. Las vitaminas son esenciales para mejorar nuestro sistema inmunológico, las vitaminas liposolubles (A,D,E) van unidas a los alimentos que contienen grasa, la vitamina hidrosoluble C, nos ayuda a proteger nuestras mucosas y se encuentra en verduras y frutas frescas, especialmente los cítricos. Los minerales también contribuyen a reforzar nuestras defensas.
Una manera práctica de hacer una dieta equilibrada es aplicar el sistema de raciones, es decir, los alimentos están agrupados según su composición nutritiva y funciones en 6 grupos básicos:

  1. Lácteos (leche y derivados)
  2. Carnes o sus equivalentes (pescados, huevos, etcc...)
  3. Frutas
  4. Verduras
  5. Farináceos (arroz, pasta, pan, etc...)
  6. Grasas

Cada día debemos consumir un número determinado de raciones de cada grupo, es importante disfrutar con lo que comes ingiriendo alimentos de alto valor nutritivo y procurando que exista variedad a lo largo de la semana.

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Junio 2013 10:24