Ejercicio físico

¿Qué beneficios nos aporta el ejercicio?

  • Aumenta la masa muscular, la resistencia y la flexibilidad.
  • Ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Mejora el sueño y la función intestinal.
  • Mejora la función cardiopulmonar.
  • Suele aumentar el apetito.
  • Mejora síntomas de la lipodistrofia
  • A nivel del sistema inmunológico, con el ejercicio se liberan unas sustancias químicas que se llaman endorfinas que pueden mejorar los recuentos de leucocitos y de células T. Es importante que el ejercicio se realice a un ritmo moderado ya que los esfuerzos pueden acentuar la inmunodepresión.

Al principio es frecuente que a las personas que nunca se han animado a realizar ningún tipo de ejercicio físico les pueda costar, pero no tardarán en apreciar los efectos favorables; después de cierto tiempo se experimenta una sensación de bienestar.

Todo el mundo debería empezar un programa de ejercicio: primero poco intenso e ir aumentando la intensidad y frecuencia hasta un nivel adecuado.

En el caso de que te apuntes a un gimnasio, es recomendable hablar con el entrenador físico para que te ayude a plantear un programa de ejercicio que sea adecuado para tí.

Empieza con un ritmo moderado, por ejemplo, tres veces por semana. Esto te da cuatro días para descansar y recuperarte.

Cada sesión de ejercicio puede iniciarse con cinco a diez minutos de calentamiento: puedes incluir estiramientos y andar.

Después sigue con los ejercicios aeróbicos: pueden incluir footing, marcha, bicicleta u otras actividades que te gusten y que puedas realizar al menos durante veinte minutos.

Intenta incluir pesas y ejercicios de resistencia: realiza repeticiones cíclicas de contracciones de músculo. Empieza con pesos ligeros y auméntalos poco a poco.

Termina cada sesión con cinco minutos de estiramientos y ejercicios de relajación. Tu capacidad para el ejercicio puede variar de un día a otro. Aprovecha los días que te encuentres mejor para hacer tu programa de ejercicios. Deja de 24 a 48 horas entre cada sesión para que tu cuerpo descanse.

Invita a un amigo o amiga a que haga ejercicio contigo, así obtendrás apoyo y soporte para ser constante en el ejercicio. No es necesario apuntarse a un gimnasio, basta establecer un hábito de caminar al menos treinta minutos todos los días para beneficiarse de los efectos del ejercicio.

Cuanto más en forma estés, mejor será tu estado nutricional y más capacidad tendrás para luchar contra las infecciones asociadas a la enfermedad.

La relajación puede aportar grandes beneficios a nuestra salud. Cuantiosos estudios han mostrado que la relajación produce efectos y cambios fisiológicos favorables.

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Junio 2013 10:23
Más en esta categoría: Nutrición »