Es imposible darse cuenta al mirar a una persona si él o ella viven con el virus del VIH. La única manera de saberlo es a través del test de VIH. Una muestra de sangre puede revelar la presencia del virus: si contiene anticuerpos de VIH -proteínas que produce el cuerpo para combatir la infección- la persona es VIH positiva. Actualmente también hay pruebas rápidas de sangre y orales para la detección de anticuerpos frente al VIH.